Amigdalectomia en adultos. Os cuento mi experiencia.

Comparte este artículo:

Hoy os voy a contar mi experiencia con la Amigdalectomia en adultos.

Me opere hace 1 año (junio del 2016 ), toda la vida he estado mala con las anginas pero no me operaban porque los médicos decían que eran buenas, pero en el invierno del 2015 cogí demasiadas laringitis lo que me hacia toser muchísimo, me costaba respirar y me quedaba sin voz, los antibióticos dejaban de hacer efecto y tenia que tomar cortisona casi de forma continua, lo que me derivo en laringitis crónica.

Por este motivo mi doctora de cabecera me derivo al otorrinolaringologo.

Cuando llegue a la consulta me hicieron varias pruebas allí mismo.

Orofaringea , se logra con ayuda de un depresor de la lengua para examinar el tamaño y configuración de las amígdalas y la integridad de la pared posterior de la faringe así como la presencia de goteo nasal.

Fibroscopia, se utiliza habitualmente para la exploración de la nariz, la rinofarige, nasofaringe o cavum, la hipofaringe y la laringe, lo que permite realizar diagnósticos precisos y precoces de estas áreas.

Esta es un poco desagradable porque al mentártelo por la nariz los ojos no dejan de llorarte pero no dura mas de 5 minutos como mucho.

con ambas pruebas me diagnosticaron, amígdalas hipertroficas  y cripticas una mucho mas que la otra. Hipertrofia de folículos linfoides, y cuerdas hipocineticas con hiato, Significa que is anginas aunque no tuvieran infección no volvían a su tamaño “normal” estaban siempre gigantes, y con pequeñas “estrías” , la laringe estaba  muy dañada.

No me dio otra opción me dijo que me tenían que hacer una amigdalectomia.

La doctora me dijo que me tenia que someter a la operación , no me dio ninguna otra opción, porque me dijo que si hubiese considerado  esa opción  no hubiera dado el paso de ir a la consulta.

Así que me explico todo el procedimiento , los riesgo que había y me dijo que seria muy doloroso sobre todo el primer mes.

6 meses después me llamaron para operarme.

Me llamaron el día de mi 30 cumpleaños. 

Me llamaron para citarme 2 días después de mi cumpleaños, unas semanas antes me habían echo el pre operatorio que no es gran cosa, un análisis de sangre, cita con el anestesia, que te hace una pequeña encuesta donde te pregunta antecedentes, enfermedades… te pesa, te pide y te toma la tensión.

El día del Amigdalectomia.

Tenia que estar en el hospital a las 7 de la mañana porque yo era la primera y las operaciones empezaban a las 8.30.

cuando llegue al hospital me dieron un montón de papeles y me dieron la habitación por suerte era para mi sola por lo que no tenia que compartirla.

Antes de entrar en quirofano , recuerdo que me dijo el cirujano, sabes que te va a doler muchísimo, es una operación sencilla pero muy dolorosa.

A las 8.30 entre en quirofano pero serian las 9 cuando me empezaron a operar, porque mientras que me ponían el termómetro, me sacaron sangre, te pone la vía…

Cuando me desperté de la anestesia me sentía falta, no podía respirar sentía que me asfixiaba, que me ahogaba que no me entraba oxigeno, no podía tragar mi propia saliva  y estaba muerta de frió, las enfermeras se portaron genial y me pusieron la mascarilla de oxigeno para que me relajara y me pusieron mantas térmicas, y poco a poco fue encontrándome mejor, y pude ir a mi habitación.

Cuando llegue a la habitación  me daba hasta miedo abrir la boca

Me habían puesto  antibiótico en vena y un calmante por lo que dolor no sentía.

A las horas me quitaron el suelo, y las demás cosas que tenia y me pude levantar porque quería verme la “cicatriz” si si mi obsesión era vérmela jajaja y un poco la pude ver pero muy poco pero la lengua estaba hinchada y poco podía abrir la boca.

Como me encontraba bien, me dieron el alta pero antes me ofrecieron comer y dije que si , no porque tuviera hambre si no por ver que podía comer y como podría tragar.

Y esta fue mi primera comida jajaja , en realidad solo me comí la natilla, la gelatina me la traje a casa.

Mi súper comida jaja

A post shared by **sandra** (@mami_enamorada_) on

Me sorprendo porque no sentía dolor, al tragar solo una pequeña molestia y podía hablar un poco raro pero se me entendía, pensaba que lo peor ya había pasado (ingenua de mi … ).

En casa…

Ya en casa me mandaron dieta blanda , calmantes y antibióticos todo ellos en sobres, pero me dijo el cirujano que podía tomarlo en pastilla si lo prefería.

Yo pensaba que en pastilla dolería mas al tragar, pues es todo lo contrario, preferí pastillas porque das un trago y para dentro jajaja y los sobres son varios tragos.

Y que nada calme todo el dolor ….. 😞

A post shared by **sandra** (@mami_enamorada_) on

Los días fueron pasando y cada vez dolía mas.

Las heridas van cicatrizando y van tirando, también tengo que decir que a mi me dolió muchísimo porque mis anginas eran enormes, y claro los huecos que dejaron en mi boca eran enormes y la piel tenia que regenerarse.

Ademas de los calmantes y antibiótico me receto un enjuague que es buenísimo, algo caro pero muy bueno.

Lo tenia en la nevera y cuando me tenia que tomar el calmante me enjuagaba con ello y así era un poco mas llevadero.

Pero aun recuerdo varias noches sentada en el borde de la cama con las 2 pastillas que me tenia que tomar y pensando si tomarlas o no, porque tragar era horrible.

No solo duele la garganta si no los oídos también, como todo se comunica duele todo.

Cada día que pasa va doliendo mucho mas, esto es así y ya me lo dijo el cirujano, pero no piensas que sera tantísimo dolor y tan constante, incluso estar durmiendo y que te despierte el dolor….

El tercer día  decidí salir un poco a dar un mini paseo por el campo, pero en coche, porque como no podría tragar me mareaba mucho.

En una semana que estuve a base de gelatina congelada y agua perdí 9 kilos.

A partir de la semana ya podía comer algo pero no masticar, solo me apetecía cosas frescas y tampoco mucha cantidad, me apetecía jamón serrano partido tan finito que se trasparentaban las lonchas.

Piensas que cuando empieza a cicatrizar la herida ya dejara de doler y no es así, porque va tirando cada vez y te dan muchas arcadas, los oídos también tiene días que duelen un poco mas otros días un poco menos….

Los días pasan y la herida cura…

Los días pasan y la herida cura, duele mucho aun pero con la medicación adecuada puedes empezar a tragar algo de comida, yo me tire comiendo patatas cocidas con un poco de sal y aceite varios días, eso si muy poca cantidad, pero bueno ya voy comiendo algo.

a los 10 días tuve revisión y me dijeron que tenia la cicatriz aun un curar pero que estaba bien, que era muy grande y por eso tardaría unos cuantos días, que fuera comiendo poco a poco lo que me apeteciera.

Lo que mas me apetecía del mundo era una hamburguesas jajaja pero no pude comerla así que a los pocos días otro de mis antojos era tomar un batido de oreo que tanto me gustan, no me dolía al tragar pero era una sensación rara, porque como esta casi cerrada la herida el agua se mete por los recovecos, pero ya podía tragar sin dolor, muy despacito pero podía tragar al menos.  ¡¡POR FIN!!.

 

1 año después….

Cuando fui a la consulta de revisión ya la dije a la doctora que me dolía el oído incluso que oía menos, ella me miro y me dijo que tenia el conducto inflamado y lleno de “guarreria” de la operación, que saldría solo.

Un año después… aquí sigo con el dolor de oído casi contante, en instragam el otro día publique que me dolía el oído y tenia otitis después de bañarme en la piscina un ratillo.

Esto es mi día a día, voy al medico cuando me duele, me manda unas gotas se me pasa, y vuelta a empezar….

Por no hablar de la laringe… laringitis crónica, cuando hablo mucho, grito o paso un poco de frió ya estoy afónica.

pero bueno al menos no tengo que estar con antibióticos cada 15 días y cortisona …

¿Me volvería a operar?

 

Pues a día de hoy no lo tengo muy claro, quizás este todo muy reciente y no vea grandes mejorías.

 

¿te has operado recientemente? ¿te van a operar? ¿conoces a alguien en la misma situación?

Compártelo seguro que es de mucha ayuda para alguna persona que se encentre en la misma situación que me encontraba yo.