EmprendeMoms, Vanessa, Hadas Waldorf

Comparte este artículo:

Hoy entrevistamos a Vanessa, cuando veas sus hadas Waldorf queras llevártelas todas a casa son preciosas no solo las hadas.

 

 Cuéntanos algo sobre para que te conozcamos más. 

Mi nombre es Vanessa, soy de Barcelona y soy educadora social. Como nos pasa a la gran mayoría, la vida me fue llevando por una rama profesional que poco tenía que ver conmigo, agencias inmobiliarias, despachos de abogados,administraciones de fincas, sin tiempo para vivir ni para sentirme bien conmigo misma, hasta que le di a mi vida una vuelta de 360º grados. Soy una persona muy idealista, creativa y ordenada. Me hace muy feliz ayudar a los demás y participar en nuevas experiencias o proyectos.

¿Cuéntanos a qué se dedica tu empresa?

 
Hadas Waldorf nació hace poco más de un año, no sé si podría llamarle empresa, pero sí proyecto. Un proyecto que significa que otra manera de hacer las cosas es posible. Un canto a una nueva forma de vida, una vida pausada, de vuelta a lo artesanal. Un ritmo muy slow… Básicamente trabajo sólo con lana merino y una aguja de abatanar. Nada más. De ahí surgen hadas, gnomos, animales, niños, bebes, lo que puedas imaginar. No compro el material a aliexpress, ni a grandes empresas del extranjero porque sería traicionar mi idea inicial y perder el rato en el que voy a la tienda, charlo con el matrimonio que me vende la lana, miramos colores y nos sonreímos a la cara. Todo el material es de proximidad, con tintes ecológicos y sin maltrato animal.
 

¿Cuánto tardas en hacer un hada?

Es bastante relativo, es lo que tiene tener el taller en casa, una pausa para jugar con mi hijo pequeño, una pausa para hacer la comida…Durante el día es casi imposible encontrar el momento, así que, básicamente, mis hadas nacen de noche, te lo podrán decir bien los poseedores de hadas que, a veces, tienen mensajes míos de madrugada con fotos de como van sus hadas o proponiéndoles colores, ¡menos mal que nunca se han enfadado! En dos días suelen estar, depende si hay que afieltrar algunos rizos o dejar reposar los detalles…Dos días que equivaldría a unas 6 horas, es algo tan absolutamente creativo y nada mecánico que depende de muchos factores. Recuerdo una noche que estaba especialmente inspirada en la que nació un hada en una hora y media, y aún hoy sigue siendo de mis favoritas.

¿Por qué decidiste empezar en el mundo de las Hadas Waldorf?

Pues las había conocido casi dos años antes de empezar el proyecto, todo empezó cuando operaron a una compañera de trabajo, buscaba algo especial que regalarle y que tuviera en su tiempo de convalecencia, y aparecieron las Hadas. Aprendí a hacerlas con tutoriales alemanes y a través de Aguamarina, pero quedó en eso, en una anécdota. Tiempo después, en febrero de 2016, mi cuerpo dijo basta, basta de mobbing laboral, de tensiones, de no llegar a nada y de sentirse tremendamente infeliz. En casa hicimos números y largas charlas y dejé de trabajar en ese despacho oscuro, donde volaban las agresiones verbales y los odios. Necesité un tiempo para sanar y lamerme las heridas, pero ya en esos días, la idea de las Hadas me rondaba la cabeza.
 

¿Por qué decidiste  crear Hadas Waldorf y no otra manualidad?

Desde que aprendí a hacerlas recurría a ellas como algo terapéutico, relaja mucho pinchar y pinchar la lana y durante el tiempo entre que hice la primera hada y se creó el proyecto, había hecho varias más para regalar y había dado talleres de creación en El CirC de Puces, una escoleta de Pedagogía activa, en el barrio de Sant Martí, en Barcelona, así que desde que entraron en mi vida, ya siempre las tuve presentes. Además me interesan mucho este tipo de pedagogías, Montessori, Waldorf, Pikler… Crear un Hada Waldorf es mucho más que una manualidad, es una energía que va de mí a los receptores, que llega, que se transforma. Las Hadas son ideales para los pequeños de la casa, como simbología protectora y para activar la imaginación (por ello no tienen rostro), pero también muchos adultos las usan como símbolos de fertilidad o protección del hogar.
Me decidí por ellas, porque me hacen sentir bien y, creo, han hecho feliz a muchas personas.

¿En que redes sociales podemos encontrarte?

Podéis encontrar las creaciones de Hadas Waldorf en Instagram y en Facebook  y tengo pendiente crear mi perfil en Pinterest, pero aunque suena raro, no he tenido tiempo. También es posible comprarlas de manera física en Barcelona, en El Petit Rusc, una tienda de crianza natural en el barrio de Sant Andreu. Tanto en internet como en Barcelona, se pueden encontrar todos los productos que creo, Hadas Waldorf , figuras de mesa de estación (invierno, primavera, verano, otoño), gnomos, duendes, hadas de mesa…Y un largo etc…Porque la gran mayoría de productos han sido fruto de propuestas que me han hecho y que han prosperado: Hadas con bebé, animales de compañía, familias enteras, personajes para cuenta cuentos, duendes y hadas mini para obsequios en grandes celebraciones…Es una suerte tener siempre cerca gente tan creativa y generosa. 
 
 
 Te animo a que te des un paseo por su redes sociales y eches un vistazo a las preciosidades que hace.

¿Cual te ha gustado mas?