¿Es necesaria la leche de crecimiento?

Comparte este artículo:

Una pregunta que se hacen muchas madres, y que también se ha cuestionado la propia ciencia, es la necesidad de la leche de crecimiento para el bebé. Y para responderla, en primer lugar habría que definir qué es una leche de crecimiento. Se trata de un tipo de leche a la que se le añaden nutrientes de forma externa, es decir, es una leche enriquecida con diferentes sustancias.

Algunas madres dudan sobre si alimentar a sus hijos con la leche de crecimiento, pues según informes recientes, estas pueden contener cantidades mayores de azúcares y aromas añadidos.

¿Leche de crecimiento o leche de vaca?

Se han realizado múltiples comparaciones entre la leche entera de vaca y la leche de crecimiento. Por un lado, se observa que la leche de crecimiento tiene una aportación calórica similar a la leche de vaca. En cuanto a las grasas, las leches de crecimiento contienen más ácidos grasos y menos grasas saturadas, por lo que en este punto se asemejan más a la leche materna. Es en el contenido de azúcares y aromas añadidos donde la mayoría de leches de crecimiento se diferencia de la leche de vaca en forma de sacarosa, fructosa, sacarosa o miel.

Por otra parte, el contenido de calcio y proteínas en estas leches es inferior al de la leche de vaca. Sin embargo, esta leche de origen animal no es adecuada para los recién nacidos, pues su riñón todavía no puede asimilar las proteínas y minerales que se encuentran en ella, hasta que tienen aproximadamente un año de vida.

Leche de crecimiento: ¿sí o no?

Lo que suele ocurrir es que, cuando debemos comprar una leche, nos fijamos en las leches de crecimiento debido a su reclamo: los ingredientes. Pero se tienen que tener en cuenta detalles como el contenido de azúcares antes de adquirirlas.

Algunos alimentos que aportan las propiedades que le faltan a las leches de crecimiento son: el pescado azul (que incorpora DHA y yodo), las legumbres, el huevo o las carnes rojas.

En conclusión, resulta importante consultar con el médico de cabecera o especialista acerca de la calidad de la leche de crecimiento y de la necesidad de que tu bebé la tome o no, pues debe calibrarse bien su consumo para que resulte equilibrado y beneficioso para tu pequeño.